Festival de intervenciones urbanas en las calles de Malasaña (Madrid 2017) donde la pintura mural es la protagonista. Cierres, cristales y muros se conviertieron en lienzos en blanco donde dar rienda suelta a la creatividad.

Mi propuesta consistió en ilustrar las cuatro estaciones en cuatro cierres distintos de un mismo bar, cada una de las cuales representaba a su vez una bebida diferente. Detrás de cada montón de hojas se escondía un bichillo, uno en cada esquina, vigilando la calle desde todos los ángulos.

Primavera: Gin tonic (plantones de fresa y pimienta así como limoneros).Verano: Cerveza (espigas de trigo y cebada rodeadas de hojas de lúpulo).Otoño: Vino (vides con setas escondidas).Invierno: Pacharán (endrinas y acebo).

 

Pinta Malasaña is an urban festival where mural painting is the goal. All the streets become a blank canvas where the artists can free up their own creativity. Madrid 2017